Nieves Sánchez, geóloga: “El volcán de La Palma puede estar reactivándose”

La científica que asesora a los políticos sobre la erupción estima que hay tres grandes depósitos de magma bajo el volcán. Los recientes terremotos pueden ser signo de que se están recargando

La Palma/05-10-2021: Nieves Sánchez Jiménez, investigadora del Instituto Geológico Minero. FOTO: PACO PUENTES/EL PAIS

Nieves Sánchez ha visto la terrible destrucción de la que es capaz un volcán. En 2018 esta investigadora del Instituto Geológico y Minero de España (IGME-CSIC) viajó a la zona arrasada por el Volcán de Fuego en Guatemala, una de las erupciones más mortíferas de los últimos años. Su narración pone los pelos de punta. “El volcán golpeó una zona muy pobre”, recuerda. “Hubo un flujo piroclástico, una nube de gas y roca a altísima temperatura que se movió a mucha velocidad. Los habitantes de la zona pensaron que se trataba de una erupción de lava y salieron de sus casas para verla llegar. La nube se los llevó por delante. No se sabe cuánta gente murió, solo hay cálculos aproximados en función del número de contadores de luz, pero allí mucha gente vive sin ella”.

Sánchez llegó mucho después de que todo eso sucediera. Su objetivo era supervisar y perfeccionar una rudimentaria red de alerta temprana para evitar más tragedias. Se trata simplemente de un sistema de radio de forma que los vigilantes en las zonas altas puedan alertar a los que viven en el valle de que llega una nueva riada o una erupción. Este mismo año, Sánchez viajó en una misión de la UE y la ONU a la isla caribeña de San Vicente, donde el volcán La Soufrière lo cubrió todo bajo toneladas de ceniza. Había tanta, que las autoridades no sabían qué hacer con ella.

Desde hace unas semanas, Sánchez está en La Palma vigilando de cerca el volcán Cabeza de Vaca. Esta geofísica madrileña de 52 años lleva 13 estudiando el volcanismo en las Canarias desde el centro del IGME en Gran Canaria, donde reside. Ahora trabaja en el puesto de mando avanzado improvisado en el centro de visitantes del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. Donde antes había turistas ahora hay guardias civiles, militares y científicos trabajando hombro con hombro.

Sánchez representa al IGME en el comité científico del Pevolca. En esta entrevista dibuja el retrato robot del volcán que los científicos han elaborado tras los primeros análisis de lava, cenizas y gases. “El volcán no tiene visos de acabar mañana ni pasado ni en una semana”, advierte.

En las últimas horas, las coladas de lava se han hecho más fluidas. Los geólogos del IGME han detectado “bloques erráticos” del tamaño de casas de tres pisos que van colada abajo. “Bajo la parte superior del cráter se está formando un lago de lava cada vez más grande que en ocasiones se desborda. Este lago de lava está rompiendo los bordes superiores del cráter y pensamos que esos bloques son prueba de ello. Mientras la lava los mantenga a flote, seguirán desplazándose ladera abajo”, resalta Sánchez.

Lea la entrevista completa en El País