La colección nuclear de variedades locales de trigo creada con datos de genotipado de alto rendimiento: valioso recurso para la mejora del cultivo

Investigadores del  (INIA-CRF) y de la Escuela de Agrónomos de Madrid (grupo de Mejora Genética de plantas) han publicado un estudio en la revista Agronomy  en el que se describe cómo han seleccionado un subconjunto de 94 variedades  (colección nuclear) que representan la variabilidad genética de las más de 500 variedades locales de trigo conservadas en el INIA-CRF. Para su creación se han contrastado distintos métodos y se han utilizado mas de 50K marcadores moleculares distribuidos por todo el genoma.

Cada vez existe mayor conciencia de que la seguridad alimentaria está ligada a la existencia de biodiversidad a lo largo de toda la cadena alimentaria. Aunque lo normal es pensar que esta cadena comienza en el agricultor, empieza más allá, en los Bancos de Germoplasma. En el caso del trigo, tras la Revolución Verde, las variedades locales que se sembraban en cada zona fueron progresivamente reemplazadas por variedades más productivas, pero homogéneas, obtenidas mediante la mejora genética. Esto ha producido una pérdida de variabilidad genética y un incremento de la vulnerabilidad del cultivo frente a nuevas plagas o enfermedades, y cambios medioambientales. Hay, por tanto, una necesidad en los programas de mejora de buscar nueva variabilidad genética para introducir en las variedades caracteres de interés agronómico que mejoren la adaptación del cultivo, y la seguridad alimentaria. Por suerte, esta pérdida de variabilidad no es irreversible, ya que la variabilidad de las variedades locales está conservada en las colecciones de los Bancos de Germoplasma. Sin embargo, su uso en los programas de mejora es limitado. Esto se debe tanto a la falta de datos genéticos y fenotípicos de las colecciones, como a su gran tamaño (cientos o miles de variedades), lo que dificulta su selección y estudio. Las colecciones nucleares son subconjuntos de menor número de variedades que representan la variabilidad genética de la colección completa, y por tanto, son una herramienta muy útil para explorar nueva variabilidad.

El INIA-CRF mantiene una colección de más de 500 variedades locales de trigo blando que se cultivaban en España, y que poseen una amplia variabilidad genética. En este estudio, utilizando datos de genotipado de alto rendimiento  (DArTseq) distribuidos por todo el genoma, se ha creado la colección nuclear de 94 variedades locales de trigo, que representa la variabilidad genética, geográfica y fenotípica de las variedades españolas.  Esta colección, que está siendo analizada en el marco de distintos proyectos de investigación, es un valioso recurso que va a facilitar el aprovechamiento de la variabilidad genética de las variedades locales en la mejora del cultivo.

Referencia:

Pascual, L.; Fernández, M.; Aparicio, N.; López-Fernández, M.; Fité, R.; Giraldo, P.; Ruiz, M. Development of a Multipurpose Core Collection of Bread Wheat Based on High-Throughput Genotyping Data. Agronomy 202010, 534.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *